La etica en el proceso creativo de la musica

Photo Credits: Reuters

Sin lugar a dudas, hasta el momento, mi canción preferida del 2011 es “Rolling In The Deep”de la cantante y compositora británica ADELE. Esta cantante de tan solo 23 años utilizó elementos muy marcados del blues y del gospel combinándolos con fuertes letras dando como resultado la canción más popular en varios países y la más vendida en iTunes desde hace varios meses.

Confieso que no conocía a ADELE, cuando la escuché por primera vez creía que se trataba de una cantante veterana que quizás por vivir en el otro hemisferio no tenía la dicha de conocer.

Sentado en nuestra sala y me imagino que porque en la casa ya se había escuchado “Rolling In The Deep” como 300 veces, me comentó mi esposa que el ex novio de la intérprete británica le había exigido la entrega de una suma de dinero por haber sido la inspiración de su primer álbum llamado “19”. Supuestamente, tras la ruptura de la relación, el mal rato que pasó la cantante sirvió como chispa creativa e inspiración de las letras de las canciones. Interesante verdad? Qué cree usted? En mi caso, le puedo decir que en mi mente surgieron un sinnumero de inquietudes que trataré de expresarlas de la manera mas condensada posible.

Evidentemente que aunque el ex-novio tenga razón de que la ruptura haya creado inspiracion en ADELE, también es cierto que ese caballero no es mas que un oportunista que lo que busca es un arreglo para alzarse con unos cuantos miles de libras esterlinas. Pero, es tan aéreo este tema para dejarlo ahí? Tiene derecho una escritora de tomar los hechos de una vida personal para plasmarlo en una canción? Donde entra la etica en estos procesos creativos? Hasta donde se puede llegar a utilizar una fuente como inspiración?

Creo que en el caso especifico de ADELE, sucedió lo que sucede a diario, una situación de la vida incidió en la inspiración de una compositora la cual con sus condiciones creó una obra de arte. Ahora, cambiemos un poco el curso del análisis; qué pasa cuando se copian melodías de otras canciones? Hasta donde podemos copiarnos?. Para nadie es un secreto que hay dos palabras que en la industria de la música son el sinónimo del infierno: Una es piratería y la otra es plagio. Como dice Malcolm Gladwell en su libro “Lo que vio el perro y otras aventuras”, el plagio ha pasado de ser una demostracion de malos modales literarios a algo mas cercano a un delito.

Continuando con lo que dice Gladwell en su libro, en 1992 el flautista James Newton demandó a los Beastie Boys porque sacaron una cancion llamada “Pass the Mic” que incia con un sample que lo tomaron de la canción del flautista llamada “Choir”. Los Beastie Boys repitieron el sample en toda la cancion. Newton perdió la demanda ya que, aunque realmente no se le pidió permiso formal para usar la composición, el sample no era lo suficientemente original y distintivo para que Newton reclamara su posesion absoluta.

Veamos otro ejemplo; una de las composiciones más famosas de la musica clásica es la Sinfonia No. 5 en do menor de Ludwig van Beethoven. Se ha puesto a pensar si esto es original? No es esto solo un sol, sol, sol, mi bemol? Sabe la cantidad de arreglos que existen con esta combinación de tonos? No solo eso, sino que existen ejecuciones con el mismo pum, pum, pum, pum y en el mismo tiempo. Es más, se ha descubierto que en otras composiciones que preceden a Beethoven han usado esa misma sucesión de notas.

Donde quiero llegar es que la linea divisoria entre el plagio y la influencia en ocasiones es muy fina, y que a veces no podemos distinguir entre una u otra. Son casi infinitas las situaciones de grandes compositores que gustan tanto de la discografia de un artista que influyen en la carrera de este para siempre, hasta el punto de que algunas piezas parezcan del influyente no del influido.

Creo que los que amamos la música debemos ser críticos de las posiciones radicales de algunos promotores de la propiedad intelectual que en vez de hacerle un bien a la industria podrian estar haciendo lo contrario inhibiendo el proceso creativo normal de los artistas y a su vez fomentando que aparezcan aprovechados como el ex-novio de la cantante británica ADELE, que amparados y con conocimiento pleno de que existen personas con esas actitudes radicales, se atreven a exigir regalías por obras que no crearon.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s